Guias, prestamos

Guía – Préstamos entre familiares

admin - 30 Diciembre 2009

Los préstamos entre familiares son una excelente alternativa a las cada vez más grandes complicaciones del sector financiero, legalizar el contrato entre familiares es fundamental.

Hace ya varios años que resulta muy difícil comprar una casa, hoy en día adquirir una vivienda en cualquier capital de provincia se escapa del presupuesto de cada familia, por no mencionar las hipotecas que son cada vez más costosas y difíciles de adquirir. En situaciones como ésta, es importante recordar cómo funcionaban los préstamos anteriormente y que existen alternativas a los préstamos comunes.

Una de esas alternativas son los préstamos de familiares, aunque muchas personas son reacias a considerar esta forma de crédito como una posibilidad real porque temen ser rechazados o porque les da vergüenza solicitar un préstamo a un familiar.

Afortunadamente este tipo de ayudas entre familiares e incluso comunidades no está en desuso, pues aún existen comunidades que se ayudan a construir entre todos una casa. En muchos casos es cuestión de orgullo, pero sin duda asfixiar la economía familiar por adquirir una hipoteca costosa no puede ser más poderoso que el orgullo.

Este tipo de préstamos son la mejor alternativa, y además es importante conocer que están regulados por la ley, así que no se corre ningún tipo de riesgo. De hecho un préstamo que se acuerda únicamente de manera verbal puede acarrear muchas complicaciones con la ley, evitarlas es muy sencillo.

El primer paso consiste en redactar un sencillo contrato donde se reconozcan todos los detalles: el importe prestado, el nombre de las personas implicadas y el tipo de interés que se aplica, en caso de que no se aplique ningún tipo de interés también es importante que aparezca en el contrato.

Una vez firmado el contrato, es necesario legalizarlo y esto se hace a través de la Agencia Tributaria, que se encargará de estampar un sello de autenticidad. Una de las ventajas de seguir este procedimiento es que quien recibe el préstamo también puede beneficiarse de las deducciones por compra de la vivienda habitual.

Otro aspecto legal importante es conocer la diferencia entre un préstamo y una donación, en caso de que gocemos de una donación y se pretenda hacer pasar a esta por un préstamo la Administración Pública puede detectarlo, demostrarlo y hacer que el titular tribute por recibir el ‘préstamo’, y en algunos casos se puede perder el derecho a deducirlo.

Deja un comentario