Guias, hipotecas

Guía – La Hipoteca de los Mileuristas

admin - 30 diciembre 2009

Los préstamos hipotecarios para los jóvenes mileuristas son prácticamente un imposible, la situación no parece mejorar, aunque es posible que existan vías de solución: el ahorro es una de ellas.

Acceder a una hipoteca cuando se es aún un joven trabajador cuyo sueldo no excede los mil euros es prácticamente imposible pues las condiciones del mercado hacen que este tipo de personas no sea un candidato a la posesión de un préstamo hipotecario, a pesar de las muchas ofertas que existen para los más jóvenes.

Sin duda alguna es un reto cada vez más difícil, pedir ayuda a los padres para que estos aparezcan como titulares o avales o bien reducir las cuotas mensuales y alargar el plazo de amortización no parece ser una de las mejores opciones. Para muchos jóvenes menores de 35 años y algunos incluso mayores de 35, que no tienen ingresos superiores a los mil euros mensuales resulta casi imposible adquirir una vivienda, básicamente porque ningún Banco quiere financiar a un cliente que corre un alto riesgo de sobreendeudarse.

Hay algo que esta claro, y eso es que una vez concedido un crédito y frente al alto riesgo de impago, la banca española prefiere renegociar la deuda antes de embargar el inmueble. Sin embargo la solución dista de encontrarse en este extremo, no hace falta llegar a este punto para darse cuenta de que acceder a una vivienda e independizarse resulta prácticamente imposible en estos días.

Los casos de las personas que intentan acceder a un préstamo y fracasan son muchos, lo peor del caso es que se trata de personas que por su edad, no son candidatos a recibir las subvenciones que otorgan las autonomías, pues en muchos casos estas van dirigidas únicamente a menores de 30 años.

Los inmigrantes latinoamericanos, por otro lado, no parecen encontrar muchos problemas para comprar una vivienda en España y es que son ellos quienes mantienen el sector inmobiliario en movimiento.

Afrontan mejor los pagos de una hipoteca porque tienen patrones de de gastos diferentes a los españoles, ahorran más en ocio, viajes de fin de semana y comidas fuera de casa; quizás muchos clientes nacionales deberían tomar ejemplo de la cultura del ahorro y del buen ejemplo que dan los inmigrantes.

Deja un comentario