Guias, hipotecas

Guía – Ayudas vivienda en alquiler

admin - 31 diciembre 2009

Las restricciones al crédito y las duras condiciones para acceder a un préstamo hipotecario han hecho casi imposible comprar una vivienda hoy en día, a pesar de que muchos propietarios e inmobiliarias han rebajado sus precios. Afortunadamente las ayudas a la vivienda en alquiler han motivado la emancipación, y aunque no es lo mismo que tener un piso propio no cabe duda que son muy beneficiosas.

El Ministerio de Vivienda ha desarrollado ayudas para motivar el acceso al alquiler en todos los casos se exigen ciertas condiciones básicas, entre ellas que los inquilinos sean menores de 35 años, que sus ingresos familiares anuales no superen en 2,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples, entre otras; aparte de estas existen también condicionamientos en cuanto al piso en alquiler, una de ellas es que la superficie máxima computable sea de 90m2 útiles.

Estas ayudas al alquiler pueden gozarse por un tiempo máximo de 24 meses, siempre y cuando persistan las circunstancias que dieron lugar al derecho a la ayuda. La cuantía máxima de la subvención será del 40% de la renta anual, y siempre que esta no exceda los 2.880 euros.

Básicamente esos son las líneas sobre las que el Ministerio de Vivienda basa la gran mayoría de sus ayudas, no obstante cada Comunidad Autónoma puede o no aplicar estos lineamientos.

Existen también una serie de subvenciones adicionales, estas las otorga la Sociedad Pública de Alquiler de Viviendas (Spaviv). En este caso están dirigidas únicamente a aquellas personas que alquilen un piso a través del programa SPAVIV. Además de subvencionar la vivienda en alquiler, ayudan a los futuros inquilinos a encontrar el piso que más les conviene, dan facilidades para conseguir un aval y sobretodo ayudan a conseguir un contrato de alquiler bajo condiciones justas y a un precio razonable.

Sin duda alguna, la subvención más popular es la que lanzó el Ministerio de Vivienda, el Plan Vivienda Joven y sus ayudas económicas conocidas como renta de emancipación. Se trata de una ayuda mensual de 210 euros, además de un préstamo de 600€ para pagar la fianza, además de 120€ para gastos de tramitación.

Quien no se encuentre entre los 22 y 30 años como para recibir la renta de emancipación, puede beneficiarse de las deducciones en la declaración de la renta por el alquiler de un piso que la Agencia Tributaria otorga a aquellos inquilinos con salarios brutos que no superen los 28.000€. Respecto de esta deducción, cada Comunidad Autónoma aplica criterios diferentes, aunque siguen un mandato general que es que la deducción sea del 10,05% en el tramo estatal del IRPF.

Para quien desee información más concreta según su localidad, en el Manual de la Renta de la AEAT podrán consultar las deducciones de cada región. Cabe recordar que estas cifras suelen variar de un año a otro, en ese manual encontrarán información actualizada.

Deja un comentario